Consejos

Juegos para entretener a los niños en casa

En esta fase de prevención e incertidumbre, nuestra responsabilidad es permanecer en casa junto a la familia.

La gran mayoría de nosotros tenemos hijos y quedarse en casa durante tantas horas es tarea difícil con la gran energía que derrochan.

Queremos ayudaros a entretener a los más pequeños, proponiendo estos sencillos juegos para niños en casa:

Teatro de títeres

Para este juego necesitareis marionetas de mano, que variarán en función del cuento. Una buena opción, si la edad de los niños lo permite, es construirlas en casa con papeles y cartulinas.

Si ya tenéis las marionetas, solo necesitaréis un escenario tras el que esconderos. Uno a uno iréis participando en el escenario, contando el cuento elegido. ¡Les encantará escuchar y contar su historia favorita con su toque diferente!

El suelo intocable

Asigna a cada niño, mamá o papá un globo (cada uno de un color diferente). El juego consiste en lanzar el globo al aire y darles suaves golpes, para que no toque el suelo. ¡Pierde el que lo deje caer!

Plantar una lenteja

Cuando acaben la merienda, aprovecha el envase del yogur y ponle un poco de algodón mojado. A continuación, coge una semilla de lenteja u otra legumbre e introdúcela. En poco tiempo, tus niños podrán descubrir el proceso de crecimiento de una planta. Aprender y divertirse es muy fácil.

Imita al animal

Reúne a la familia en un círculo y piensa en un animal. Cuando ya tengas uno en mente, comparte con todos la primera pista. El más joven empieza intentando adivinar solamente a través de sonidos y mímica. Si no lo acierta, se da otra pista y el siguiente más joven probará suerte (solamente utilizando sonidos y movimientos). La imitación es uno de los juegos para niños en casa más sencillos y divertidos de plantear.

Diseñar marcapáginas.

Para poder realizar este juego, se necesitará material de papelería: papel, cartulina, goma eva… Pero sobre todo, necesitareis lápices de colores para crear la obra de arte. Recortad un rectángulo en la cartulina y permitid que los niños dejen volar su imaginación. Si tienes alguna planta con flores en casa, puedes coger una y forrarla entre dos folios, que estarán bajo peso (por ejemplo, libros amontonados encima). Al cabo de un tiempo, vuelve a por la flor para comprobar si está seca. Cuando lo esté, puedes pegarla en sus marcapáginas. ¡Quedará genial!

Puzles

Para este juego podéis realizar vuestro propio rompecabezas personalizado con un dibujo o fotografía. Para ello, simplemente deberéis trazar líneas creando cuadrados o rectángulos para, posteriormente, recortarlo. Mezclarlo sin orden para tratar de componerlo de nuevo. Durante el juego el niño tiene que pensar y desarrollar estrategias sobre cómo colocar las piezas, mejorando la resolución de problemas y las habilidades de razonamiento.

Cocina

A todos los niños les encanta jugar a las cocinitas y para los días en casa es una gran forma de entretenimiento. Existen un montón de recetas para hacer postres (galletas, bizcochos, trufas…) de manera muy sencilla. Buscad la que mejor se adapte a vuestros ingredientes disponibles y convertíos en los reyes de los fogones.

Deporte en familia

Invitad a vuestros hijos a acompañaros en vuestras rutinas deportivas. Hay múltiples ejercicios físicos que se pueden desarrollar en familia como por ejemplo, el superman (consiste en que el padre/madre se tumbe con las piernas flexionadas con la intención de que el niño/a se coloque en plancha encima de sus pies y hacer ejercicios de pierna a la vez que los pequeños piensan en lo divertido que es «volar»),  las sentadillas (el niño/a se coloca en los hombros de uno de sus padres y este comienza a realizar sentadillas mientras el pequeño cuenta) o cualquier tipo de baile. Será un juego muy divertido y beneficioso para toda la familia.

Apilando ando

Los bloques son uno de los juegos para niños en casa por excelencia. Ordenarlos, clasificarlos o apilarlos es una actividad que presenta múltiples beneficios. Con esta práctica se favorece la destreza y se influye positivamente en la motricidad fina. Los pequeños empiezan a ser conscientes de volúmenes, formas, texturas…, y adquieren habilidades como la organización. Además, este tipo de juegos son evolutivos, ya que a medida que el pequeño crece y domina más la técnica, el juego es más complejo, por lo que puede seguir siendo igual de entretenido para ellos más allá de los 3 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *